84.7% DE LOS MOQUEGUANOS CREE QUE LA INSEGURIDAD SE INCREMENTA

Regionales

En el sur peruano, se ha observado una relativa disminución en la percepción de inseguridad en la mayoría de los departamentos entre 2022 y 2023. Esto podría sugerir una mejora en las condiciones de seguridad o un aumento de confianza en las medidas tomadas para enfrentar la criminalidad. Sin embargo, es importante destacar que aún persisten desafíos en esta área.

Un aspecto llamativo es el caso de Puno, donde se ha registrado un aumento significativo en la percepción de inseguridad, pasando del 59.4% al 75.2%. Esta tendencia contrasta con la generalidad de la región y podría reflejar diferentes factores, como un incremento real en la criminalidad, eventos específicos que han alterado la sensación de seguridad o una mayor conciencia y reporte de delitos.

Por otro lado, Tacna y San Martín han experimentado disminuciones significativas en la percepción de inseguridad, con una reducción de más de 10 puntos porcentuales. Esto podría indicar mejoras en las políticas de seguridad implementadas, una respuesta efectiva a problemas previamente identificados o cambios en la percepción pública influenciados por factores sociales o económicos. Sin embargo, Cusco ha experimentado un cambio negativo en su seguridad regional, con un aumento en la percepción de inseguridad que alcanza casi el 90%.

Es importante tener en cuenta que el análisis de la percepción de inseguridad es complejo y puede estar influenciado por diversos factores, como experiencias personales, cobertura mediática de la criminalidad y eventos políticos o sociales. Los datos proporcionados por el INEI ofrecen una visión importante, pero representan solo una parte del panorama de seguridad y bienestar en estas regiones. Por tanto, las intervenciones para mejorar la seguridad y la percepción de la misma deben ser multifacéticas y basarse en un entendimiento comprensivo de todas las variables involucradas.

Deja una respuesta