PERSECUCIÓN EN LA UNIVERSIDAD DE MOQUEGUA

Nacionales, Regionales

La Universidad de Moquegua es una institución pública que tiene como misión formar profesionales competentes, éticos y comprometidos con el desarrollo sostenible de la región y el país. Sin embargo, recientemente se ha visto envuelta en un escándalo que pone en riesgo su prestigio y su calidad educativa.

Se trata de la denuncia de los actos anti sanitarios en el comedor de la Universidad de Moquegua, que fue realizada por estudiantes que evidenciaron la presencia de moscas y gusanos en los alimentos que se les servía. Esta denuncia, lejos de ser atendida y solucionada por las autoridades universitarias, ha generado una reacción de persecución y hostigamiento por parte de los encargados del comedor.

Según lo denunciado, personal a cargo del comedor está preguntando por los estudiantes que hicieron la denuncia y advierten que, en vez de tomar medidas para ofrecer un mejor servicio en el comedor universitario, se estaría iniciando una persecución contra todos los alumnos que denunciaron este hecho.

Esta situación es inaceptable e intolerable en una institución que se supone que debe velar por el bienestar y la formación integral de sus estudiantes. La denuncia de los actos anti sanitarios en el comedor no es un acto de rebeldía o de deslealtad, sino un ejercicio legítimo de la libertad de expresión y del derecho a la educación. Los estudiantes tienen el derecho de exigir que se les brinde un servicio de calidad y de denunciar cualquier irregularidad que afecte su salud y su seguridad.

La persecución y el hostigamiento que están sufriendo los denunciantes es un atentado contra estos derechos fundamentales y contra la dignidad humana. Además, es una muestra de la falta de transparencia y de rendición de cuentas de las autoridades universitarias, que en lugar de asumir su responsabilidad y de tomar medidas correctivas, prefieren callar ante a los que se atreven a denunciar.

Es urgente que se ponga fin a esta situación y que se garantice la protección y el respeto a los estudiantes que han hecho la denuncia. Asimismo, es necesario que se investigue y se sancione a los responsables de los actos anti sanitarios en el comedor y de la persecución a los denunciantes. La Universidad de Moquegua debe recuperar su credibilidad y su compromiso con la calidad educativa y con los valores democráticos. Solo así podrá cumplir con su misión de formar profesionales que contribuyan al desarrollo de la región y del país.

Deja una respuesta